Los profesionales de la industria turística confían que 2021 sea el año de la
recuperación aunque esta sea escalonada, paulatina y gradual.

Mi querido lector, sigue atento a los acontecimientos del mundo que te rodea
porque vienen curvas. Sin embargo, como ya te conté en alguna ocasión,
estamos obligados a ser optimistas. Solo desde una posición positiva seremos
capaces de encontrar soluciones a los problemas y retos que nos presenta la
vida.
Con la llegada de la vacuna hay cierto optimismo entre los profesionales del
sector turístico y la mayoría hablan abiertamente de una “demanda latente” con
ganas de viajar. ¿No te parece maravilloso?
2021 será un año clave, no solo por el inicio de la recuperación, sino porque
también asistiremos a una restructuración del sector, a la reducción del
mercado, y al peso de sus actores. Fusiones, acuerdos estratégicos, compras,
o “desapariciones” estarán al orden del día.
Toda crisis nos acerca a un precipicio, nos inunda desesperanza y nos
acechan riesgos y amenazas. Yo te invito a que lo mires desde otra
perspectiva, un futuro lleno de nuevas e interesantes oportunidades.
Nos enfrentamos a un futuro incierto y a una travesía del desierto que
tendremos que recorrer, durante los próximos años, si queremos recuperar los
índices de crecimiento pre-pandemia. Y, en consecuencia, debemos
prepararnos para ello.
Solo aquellos que apuesten por invertir estarán mejor preparados para el
momento de la reactivación. Y las palancas de acción deben ser la
transformación cultural, la innovación y la digitalización de nuestros negocios.

¿Te animas?