Lo has adivinado, esta frase no es mía. La tomo prestada, con permiso, del genial Alejandro Szilagyi al que tanto admiro y del que sigo aprendiendo.

Mi querido lector, créeme que a veces la vida te da esas sorpresas que uno no espera, la de conocer a personas únicas, llenas de vida y que siempre irradian buenas vibraciones. Una de ellas es el autor de la reflexión, Alejandro Szilagyi y su maravillosa “razón de ser”. 

Es lo bueno que tiene compartir Podcast con mi buen amigo Marco Táboas, que siempre tenemos una excusa para recibir invitados de tan ilustre condición. 

Dice Alejandro que somos responsables de nuestra evolución y apostilla “No te apoyes en el gobierno, ni en jefes, ni dependas de gurús. Aprende de ellos conservando tu irreverencia y tu libertad”

Yo no sí si me atrevería a tanto, pero si quería compartir contigo mi propia experiencia de vida, ya que he sufrido y disfrutado las dos caras de la moneda. 

He tenido jefes, la mayoría personas de las que aprendido mucho y también he sido mi propio jefe. No sé si aquí es donde sobra el Jefe (Que no se me olvide preguntar a Alejandro).

Seguramente pensarás que la posición ideal es la de ser el dueño de tu destino, aunque sea bajo esa irrelevancia antes citada y disfrutando de tu propia libertad, pero no todo el mundo está preparado para ello. Hay quien  prefiere  esquivar esa responsabilidad y disfrutar de su zona de confort. 

Pero recuerda que esto último ni es eterno ni se disfruta siempre. 

Ahí te lo dejo!!!