En los más de 25 años largos que llevo en el sector turístico no recuerdo una operación en el mercado emisor español de este calibre. La llegada de un super-jugador que nace de la fusión de los dos grupos verticales más relevantes del sector.  

Qué supondrá una operación de esta envergadura o cómo afectará al resto de jugadores son algunas de las cuestiones sobre las que convendría reflexionar. Sin embargo hay otras variables en el tapete de juego que me gustaría compartir contigo.  

Lo primero que me ha llamado la atención es la transparencia en la presentación y puesta en escena, con nombres y apellidos, de los directivos más relevantes de su nuevo organigrama, que tampoco es muy habitual y yo me pregunto ¿Por qué? 

Es posible que haya sido para dar un “puñetazo encima de la mensa” y despejar las dudas sobre el talento que ha abandonado el barco en Avoris para emprender una nueva aventura, sin duda muy interesante, pero cuya historia, tengámoslo presente, está todavía por escribir. 

Conozco a la mayoría de las personas elegidas para liderar este nuevo rumbo y también veo a mucho talento que permanece en cubierta con lo que el Capitán puede estar tranquilo. 

Si nos fijamos en los números, leía hace unos días en la revisa Agenttravel que el grupo resultante contaba con una facturación superior a los 4.000 millones de euros en 2019 a lo que habría que preguntarse qué cifra podríamos asignar a su volumen de negocio actual. Cuestión más difícil de responder. La razón es que no se atisba todavía en que proporción va a reducirse la tarta. Sin embargo, es indudable que este nuevo jugador se llevará una parte significativa del pastel.

Otros elementos sobre los que quería detenerme en este post son en su red de distribución o el nuevo papel que está llamado a jugar su “nueva compañía aérea” iberojet y si conseguirá “desvincularse comercialmente” de sus marcas predecesoras, Evelop  y Orbest, muy consolidadas y queridas en el sector. 

Sobre lo primero quizás éste sea uno de los mayores retos. Cómo redimensionar su red de agencias de viajes cuando la mayoría de los expertos auguran una reducción de los puntos de venta cercano al 30%. Se me antoja una misión complicada y difícil de encajar en pleno debate de si es necesario ampliar los Ertes más allá de la temporada de verano o ¿hasta final de año?

Para concluir detengamos en el proyecto de la compañía aérea, Iberojet, pero esta vez, desde la perspectiva del otro invitado al baile, Globalia. Y me explico. 

Durante los últimos años el motor del grupo Globalia ha sido Air Europa, la división con mejores números y la que ha tirado del carro. Y en consecuencia, Globalia sin Air Europa ni es el mismo “carro”, ni tiene la misma fuerza. En este punto comprobaremos si tanto Halcón como Ecuador o Geomoon encuentran en Iberojet el mismo grado de sinergias y vinculación emocional que antes tuvieron con la compañía aérea del grupo. 

Y desde la perspectiva de la “nueva compañía” será interesante comprobar si es capaz de crecer al albor de sus nuevos compañeros de viaje y consolidar su proyecto de línea regular a nuevos destinos vacacionales y, quién sabe, si también a nuevas rutas de tráfico étnico. 

¿No me negarás que tenemos por delante tiempos apasionantes en nuestro sector turístico?