Lo has adivinado, esta frase no es mía. La tomo prestada, con permiso, del genial Alejandro Szilagyi al que tanto admiro y del que sigo aprendiendo. Mi querido lector, créeme que a veces la vida te da esas sorpresas que uno no espera, la de…