¿Te has preguntado alguna vez si sería posible traer a tu empresa un perfil directivo altamente cualificado sin tener que contratarlo o disponer, por así decirlo, de un trocito de su conocimiento y experiencia para poner en marcha un proyecto?

Cuando nos referimos al término “Interim Management” en realidad estamos hablando del “alquiler” de directivos, del “head renting” (esta expresión también me gusta mucho) aunque la melodía suene extraña a nuestros oídos.

Como en el caso que nos ocupa la RAE tampoco nos ayuda mucho – La palabra interim management no está en el diccionario – Entremos un poco más a fondo en la cuestión y veamos en qué consiste y por qué puede ser un buen momento para acudir a este modelo.

Para ello os invito al siguiente ejercicio:

  • Pensemos en una empresa que necesita poner en marcha un nuevo proyecto o abordar un proceso de cambio en su organización, por citar dos de situaciones de las más comunes. A la propiedad de dicha empresa le gustaría encontrar un perfil directivo cualificado para llevarlo a cabo, pero no tiene capacidad para contratarlo: ¿qué alternativas tiene?

En ocasiones, las empresas ven limitada su capacidad de crecimiento o mejora porque no tienen recursos para atraer al mejor talento a su organización. Sin embargo, bajo el modelo del Interim pueden encontrar una solución que les ofrece interesantes ventanas competitivas, no implica una incorporación (costes laborales elevados) sino la contratación de un servicio, el procedimiento suele ser sencillo y, por lo general, ofrece una salida inmediata sin costes (o mínimos cuando existen) si no estamos contentos con el servicio prestado.

Esta práctica, habitual en otros países, no está muy presente en el nuestro, quizás por escaso rodaje y muy probablemente por falta de cultura empresarial.

  • Pongámonos ahora en la piel de un directivo cualificado, formado y con experiencia, que en los tiempos convulsos que vivimos ha quedado fuera del mercado laboral y no encuentra acomodo en las ofertas disponibles: ¿qué alternativas tiene?

Al igual que ocurría en el caso de la empresa, también el profesional puede encontrar en el Interim Management una nueva forma de ofrecer sus servicios, conocimientos y capacidades, lo haga como persona física o como persona jurídica, si dispone de una empresa o decide crearla para este propósito.

Es evidente que la pandemia ha movido los cimientos del mercado laboral; la llegada de los ERTES, parciales o totales, el teletrabajo o la nueva contratación semipresencial, por la que están optando cada vez más empresas, nos lleva a un nuevo ecosistema de la empleabilidad.

Un escenario en el que los profesionales, actuales y del futuro, deben estar preparados y ser capaces de adaptarse permanentemente a un mercado laboral en continuo movimiento.

Para los no iniciados en las prácticas profesionales comentadas anteriormente, os invito a acudir a la Asociación española de interim management (AIME), entidad sin ánimo de lucro, fundada en 2013 y que vela por la difusión del «interim management»​ como herramienta estratégica de dirección/ gestión en misiones ejecutivas determinadas.

Allí encontraréis información muy útil sobre este nuevo modelo innovador para la gestión del talento directivo y os podréis familiarizar con otro término interesante, los “interim managers”.

En este artículo hemos hablado de términos como #interimmanagement o #headrenting que a buen seguro pronto formarán parte del vocabulario diario del mundo de la empresa y los negocios.

Artículo publicado en Caribbean News Digital, 10 de marzo 2022