Vivimos en un mundo globalizado, con sociedades cada día más interconectadas y dependientes de la tecnología. Soy firme defensor de la importancia de la digitalización en las organizaciones. Sin embargo, un excesivo celo en su relevancia hace que, en ocasiones, olvidemos nuestra razón de ser…